26 abr. 2007

Tres paradojas sobre la omnipresencia

Según los teístas dios existe. Una de las características que se le atribuyen es la omnipresencia. Veamos qué dicen los teístas sobre esta cualidad y después analizaremos sus contradicciones. La información es de http://www.buenanueva.net/Teologia/1_11_11omnipresencia.htm.

“Omnis” viene del latín “todo”. Es así como Omnipresencia significa que Dios está siempre presente en todas partes.

Y cuando decimos que está en todas partes, no es que una parte de Dios esté en un sitio y otra en otro: Dios está Todo El en todas partes.


Por un lado he desarrollado una paradoja que podríamos decir absoluta (igual esto ya está inventado, pero en este caso he llegado por mi mismo). Tomando como premisa que dios existe, podemos hacer un conjunto con todas aquellas cosas y seres que existen y que tienen la característica de ser omnipresentes. Este conjunto solo contendría a dios. Por otro lado, podemos hacer un conjunto de todas las cosas que no son omnipresentes, en el cual estaría yo, mi ordenador y así sucesivamente hasta juntar todo lo que existe salvo dios. Sin embargo, la omnipresencia implica estar en todas partes, incluido en las cosas no omnipresentes. De este modo, dios estaría en el conjunto de cosas omnipresentes y en el de no omnipresentes, lo cual es una paradoja que implica la imposibilidad de ser omnipresente.

Por otro lado, por si acaso la anterior paradoja es errónea debido a mi mediocridad matemática, se me han ocurrido las siguientes paradojas de la omnipresencia, las cuales no demuestran la imposibilidad de ser omnipresente, pero ponen esta cualidad en conflicto con la omnibenevolencia y con la omnipotencia, dos más de las muchas características clásicas de dios.

1) Si es cierto que “cuando decimos que está en todas partes, no es que una parte de Dios esté en un sitio y otra en otro: Dios está Todo El en todas partes”, implica que dios es todo, por tanto es tanto el bien como el mal. Me explico. Si dios está todo él en todas partes, eso significa que en un electrón está contenido dios. Si dios entero está ocupando toda la materia del electrón, esto implicaría que dios es el electrón. No creo que los teístas estén en desacuerdo. Si seguimos, ocurriría lo mismo con cada partícula subatómica. Por tanto, si todas las mínimas partes en que se puede dividir la materia, si cada una de esas partes es dios, yo supongo que la suma de cualquier número de esas partes daría igual a dios, luego yo sería dios, tu serías dios y Hitler sería dios. La paradoja es que dios sería el todo y cada una de las partes. Y resulta que muchas de esas partes generan sufrimiento e injusticia*, por tanto dios no podría ser omnibenevolente. O si es omnibenevolente, no podría ser omnipresente.
2) La segunda paradoja es más sencilla, pues como ya dije en otro post, la omnipotencia genera infinitas paradojas. La novedad de esta es que va relacionada con la omnipresencia. Si dios es omnipresente, no puede estar ausente de un sitio, por tanto ya hay algo que no puede hacer y no sería omnipotente.


* He leído que los teístas se defienden del la incoherencia entre existencia del mal y existencia de dios, o de su cualidad de omnibenevolencia y/u omnipotencia, alegando que igual que en ciencia no se considera que exista el frío si no la ausencia de calor, no existe el mal, si no la ausencia de bien. Esta es una defensa chapucera, pues pueden llamar como quieran al sufrimiento experimentado por un ser al verse torturado hasta morir, pero eso no va a camuflar el hecho de que un individuo está sufriendo y que dios, o bien lo podría evitar y lo permite (no omnibenevolente), o bien no puede evitarlo aunque le gustaría (no omnipotente), o bien, y me decanto por ello como siempre, no existe.
Powered by WebRing.

La iglesia estuvo allí

La iglesia estuvo allí
Estuvo allí